Nuestros clientes

LUIS RIOJA Y CRISTINA

Nosotros somos Luis y Cristi y en nuestro caso, Luis siempre quiso un Akita, era su sueño, al mudarnos a Vitoria nos decidimos a ser tres, pero claro, vivimos en un piso y no queríamos que un perro tan grande como es el Akita se sintiese incómodo…un día paseando vimos un perrito que para nuestra sorpresa era un Akita en miniatura!.

De el que habíamos escuchado hablar, pero jamás habíamos visto, era un Shiba, nos acercamos y nos recomendaron Shun’ You Kensha, inmediatamente nos pusimos en contacto con Silvia, siempre encantadora, nos invitó a su casa y nos enseñó los perros más bonitos del mundo, teníamos claro que queríamos un Shiba por el tamaño de nuestro hogar, aunque estábamos locos por tener un Akita.

Silvia tuvo mucha paciencia con nosotros ya que… la indecisión nos consumía, finalmente no pudimos con las ganas y nos quedamos un Akita, Yuri, nuestra preciosa Yuri, nuestra gordita, con un carácter espectacular y una calidad impresionante, nos paran a diario por la calle, es tan bonita, gracias a Silvia hoy somos mas felices, siempre nos aconsejo en lo mejor para nosotros y sobre todo en nuestros primeros días con Yuri, si algún día nos decidimos a tener otro Akita sin dura alguna será de Shun’ You Kensha, gracias Silvia por todo, el trato hacia nosotros desde el primer momento, con nuestra cachorrita cuando te hemos visitado y sobre todo por acogerla cuando salimos fuera!!.

PABLO FERNANDEZ / IRENE LLEVADOT

La llegada de Bali a nuestras vidas, ha sido una completa revolución, no creo que haya sido una casualidad, pero sin duda fue lo mejor que pudimos hacer. Nos hemos decidido a escribir esta experiencia para que quede plasmado cuanto la queremos, lo mucho que significa para nosotros, y para afirmar una vez más que el perro es el mejor amigo del hombre, un ser incondicional que nos acompaña toda su vida y nos regala su cariño y alegría sin pedir nada a cambio.

Desde que Bali, una Shiba lnu muy juguetona, llegó a nuestras vidas, nuestro puzzle de la felicidad ha sido completado, les ha dado un sentido diferente a nuestras vidas, nuestras rutinas y nuestro espacio ha sido invadido por una peluda de 8,5 Kg con la mayor energía del mundo, y con la cara más traviesa y dulce que jamás hemos visto. Lo ha ocupado TODO, sí con mayúsculas, nuestro sofá, nuestro coche, la cocina, el baño, la habitación y en algunos momentos, hasta nuestra cama.

Aún recordamos con gran cariño los primeros e-mails que mantuvimos con Silvia. Nos mandaba fotos de nuestra pequeña que posaba ante la cámara como tanto le gusta, delante de un fondo paradisíaco con un Buda y flores… Silvia en todo momento fue muy amable con nosotros y se mantuvo en contacto continuo, nos invitó a su casa y nos brindó un poco de su tiempo para conocer un poquito de su vida. En ese momento nos dimos cuenta y comprendimos que habíamos hecho la mejor elección, ya que pudimos ver el cariño que tiene hacia cada uno de sus perros y la adoración, respeto y cuidado que tiene hacia ellos.

Los primeros días que pasamos junto a Bali, la observábamos todo el tiempo, como dos enamorados, pendientes de que hacía, a donde iba, como estaba durmiendo, si tenía sed, hambre o que no le faltara ningún tipo de juguete. Poco a poco nos fuimos conociendo y fue aprendiendo nuestras normas, aunque muchas de ellas las dejamos a un lado cuando le veíamos su cara tan perfecta.

En este año que hemos pasado con ella, hemos compartido muchas cosas, juegos, caricias, siestas, conversaciones, viajes, me ha acompañado en mis ratos de estudio y esperamos que siga haciendo travesuras durante muchos años más y haciéndonos feliz y que nosotros seamos capaces de hacerla mucho más feliz.

Instagram: pablitofdez14

EMILIO VILLEGAS

Lo mío con el Akita empezó cuando sólo tenía 10 u 11 años. Un día, en un anuncio de TV de un conocido fabricante de pienso, vi un perro que me gustó tanto que dije: «¡Cuando sea mayor, tendré un perro como ese!”. Sin tener ni idea, por supuesto, de qué raza era aquel perro. Mi hermana, que estaba a mi lado en aquel momento y que ya iba de vez en cuando a la biblioteca, me dijo que averiguaría de qué raza era aquel perro del que me enamoré. Días después llegó a casa y me dijo que el perro que tanto me gustaba del anuncio era un Akita y que era una raza japonesa.

Pasaron años, pero no se me quitaba de la cabeza la idea de tener un Akita, sólo encontraba alguna foto e información en libros y en todos ponía prácticamente lo mismo. Pero apareció internet y ahí pude saber algo más de esa raza y encontrar fotos. Poco después empecé a buscar criaderos y di con la web de Shun’You Kensha.

Automáticamente guardé la web en favoritos porque los perros que aparecían en ella eran tal y como el que yo esperaba tener algún día, eran increíbles, no hubo rincón de aquella web que no examinara. Entonces apareció Facebook y con él, el perfil de Silvia, más fotos y yo más obsesionado con la idea de tener un Akita. La agregué, me aceptó y miré todas y cada una de aquellas fotos que tenía…. recuerdo hasta crear carpetas con los perros que más me gustaban y guardarlas en mi PC. También pregunté por Akitas a diferentes personas del mundo del perro y todas coincidían: «Silvia, los Akitas de Silvia son preciosos», «Llama a Silvia, está al lado de Vitoria, es la mejor”.

Pasó algún año más y por fin llegó el momento en el que pude hacerme de mi ansiado Akita. Llamé a Silvia entre muchos nervios, recuerdo hasta mis palabras: «Hola Silvia, te llamo porque quiero comprarte un Akita rojo de exposición», así de escueto y claro. Ella rápidamente me dijo que tenía una camada preciosa en la que tenía mucha ilusión y ese mismo día ya pude decir que iba a tener un Akita. Silvia me enviaba fotos de aquel cachorro que ya tenía nombre hacía muchos meses y que era un sueño. Concretamos fecha para la entrega y recuerdo ir a su casa sin dormir de tantos nervios que pasé la noche antes.

Llegué a su casa un 2 de agosto y allí vi por primera vez los primeros ejemplares de la raza de la que me enamoré 20 años atrás, si, nunca había visto un Akita en directo. Eran aún más bonitos e increíbles de lo que yo nunca imagínenos acercamos a la zona donde estaban los cachorros y mientras se me salía el corazón por la boca, apareció Ichirou, mi cachorro, el cachorro que llevaba 20 años esperando….vino directamente hacia mi, como si supiese que era yo el que se lo iba a llevar a casa aquel día. Fue un flechazo mutuo, había cumplido un sueño con un cachorro que era un sueño en si mismo.

Este es el relato de cómo elegí a Silvia y su criadero para adquirir mi Akita y de cómo fue mi idilio con esta raza hasta que conseguí un ejemplar de ella. Busqué información de la raza y demás, pero más de 7 años después de ir a su casa a por mi Akita, tengo claro que Silvia es una de esas personas que tenía que entrar en mi vida y así fue.

Comenzamos a ir juntos a las exposiciones, Ichirou empezaba a ganar títulos, hemos hecho muchos viajes juntos, mientras nuestra amistad crecía y crecía y en mi casa entraba otro de sus perros, un Shiba en este caso.

A día de hoy puedo decir que Silvia es mi familia, por lo que me ha aportado en lo personal como en forma de perros. Sin duda seguirán entrando en mi casa perros de su criadero, que más que eso, lo considero una verdadera fábrica de sueños que se cumplen.

SANDRA PEREZ

Hace seis años que comparto mi vida con este peludito llamado Kongo.

Creo que cuando tomamos la decisión de ampliar la familia, tenemos que estar muy seguros de lo que vamos a hacer y asegurarnos de que nuestro nuevo mejor amigo se adapta a nuestro estilo de vida y a nuestra personalidad.

En mi caso antes de decidirme a compartir mi vida con Kongo, leí mucha información sobre el Akita, y si algo me llamó la atención fue la importancia de la socialización del cachorro para que cuando sea adulto sea un perro equilibrado.

Una vez supe esto visité varios criadores, y una vez que fui a Shun’You Kensha me decidí.

Los perros de Silvia viven como reyes, tienen unas óptimas condiciones, son perros equilibrados y preciosos y creo que mi perro no pudo tener mejores padres ni hermanos.

Os ánimo a todos a que hagáis una visita al criadero y entenderéis de lo que hablo, además Silvia es una gran profesional que ama su trabajo y que os ayudará en todo lo que pueda.

Por último, me gustaría que todos los nuevos propietarios sepáis que un Akita es un perro que requiere mucho amor y mucho trabajo, que hay que educarlos mucho, especialmente el tema de la socialización con otros perros, pero si lo hacéis merecerá la pena, ya que se convertirá en vuestro mejor amigo y mejor compañero de vida.

Si algo tengo claro es que ya nunca caminaré sola, siempre tendré al compañero más fiel del mundo, muchas gracias Silvia

LAURA ALBACETE Y JOSE RECHE

Desde niña soñé con tener un perro, mi vida giraba en torno a los animales y me esmeraba todos los días en cuidar y mimar a todos los animales que se cruzaban en mi camino siempre vagando en mi cabeza la ilusión de tener mi Akita algún día.

Con 21 años cumplí mi sueño y después de buscar mucha información sobre criaderos nos decidimos por Shun´You Kensha; con una trayectoria en la raza impecable, profesional, y con la dedicación y el amor que nos transmitiste en el primer contacto lo tuvimos claro; al abrirnos las puertas de su casa se confirmaron todas nuestras expectativas.

¡Hace exactamente 6 años que Mya comparte nuestra vida con nosotros, ella ha sido la decisión más acertada de toda mi vida!.

Llegó a nuestra vida para cambiarla, desde el primer momento en el que nos pusimos en contacto con Silvia y nos mandó fotos de ella empezamos a vivir el sueño en el que seguimos hoy en día.

¡Entré en su casa una mañana nevada de un 20 de noviembre de 2013 y Sílvia me puso en los brazos a mi bebota, aún recuerdo esa sensación de tener en brazos un algodón de 4 patas que no dejaba de darme besos y mirarme!.

Gracias Silvia por todos los consejos desinteresados que nos diste cuando lo necesitamos, sin duda alguna volvería a escoger tu casa con los ojos cerrados.

Gracias por tu pasión!.

MANUEL RAMOS

Hola mi nombre es Manuel y a mi lado esta mi compañero y mejor amigo Ryū.

Desde muy pequeño siempre quise tener un perro, pero mi madre nunca quiso (obligaciones, compromisos etc) …, en cuanto conocí a mi pareja y vivimos juntos tuve a mi primer compañero Yackie un Cocker excepcional …como todo falleció con 14 años y fue tan duro que me dije que nunca mas tendría otro amigo de cuatro patas…pero estaba enamorado del Akita Inu…  casi no se conocía la raza y era muy difícil ver uno cerca… después de diez años, empecé a indagar y preguntar…y todos me aconsejaban hablar con Silvia…Todo un acierto, pedazo de profesional y mejor persona.

Éramos cinco en casa mis dos hijos, mi mujer, la gata y yo … muchas dudas, miedos, inquietudes y la verdad que desde el primer momento hasta día de hoy Silvia estuvo y esta a nuestro lado como una más de la familia.

Nos enseño ese paraíso de hogar para todos, pero en especial para la familia perruna y si había alguna duda ese día desaparecieron todas.

Como dice Silvia desde el primer día mi chico (Ryū) y yo tenemos una conexión especial y así me lo parece a mi y el me hace sentir lo especial que es esta raza porque de verdad es el auténtico crack de los dos.

Te lo he dicho en persona y te lo diré un millón de veces más…

Gracias…has hecho de mi a los 44 años el niño grande más feliz del mundo…eternamente agradecido por presentarme al mejor compañero y amigo de mi vida.

Un millón de gracias amiga Silvia.

NEREA JUAN

Allá por el año 2012 nos empezamos a informar sobre esta raza tan especial que es el Shiba.

Después de mucho indagar decidimos que, ya que íbamos a introducir un nuevo miembro en la familia, queríamos que fuese lo que realmente buscábamos, con las garantías que solamente un criador de confianza podría darte.

Nos decantamos por contactar con Silvia Expósito ya que es una de las mejores criadoras de Shibas de España, con un largo recorrido y gran experiencia en la raza. A finales de 2012 nació mi princesa Nami.

Fue una de las mejores noticias que podían darme. Fue amor a primera vista. Es una perra excepcional, buena, cariñosa, preciosa y con un carácter inmejorable.

Silvia siempre ha estado disponible para cualquier cosa, duda, problema etc que pudiese surgir.

5 años después decidimos volver a ampliar la familia con otra shibita color sésamo y no dudamos ni un segundo en contactar con Silvia que, como siempre, nos atendió estupendamente.

A lo largo de estos años hemos ido yendo a visitar su criadero ya que es siempre un placer poder darse una vuelta por el paraíso shibero 😍 y siempre nos ha recibido con los brazos abiertos.

Mi segunda Shiba, Kae, es igualmente una perra excepcional, cariñosa, muy juguetona, sociable y bichita. Las dos con caracteres diferentes, pero igual de especiales.

Sin duda recomiendo ShunYyou Kensha como criadero y si algún día queremos un tercer Shiba, volveré a repetir con Silvia.

Instagram de Nami y Kae: nami_and_kaede_shibainu

SARA DACAL

Me ha enseñado a esperar, a perdonar y a amar sin condiciones.
Vivir con un perro te cambia la vida, pero siempre sentirás que no podrás devolverle nunca todo lo que te ha dado.
¡Gracias Silvia por descubrirme a mi pequeño amor!.