El Akita y los niños

EL AKITA Y SU CARACTER

La selección del carácter de nuestra cría es fundamental, sabemos que la mayor parte de nuestros cachorros van a ser un miembro importante de la familia y deseamos que se integre a la perfección en su nuevo hogar por ello desde nuestros inicios en esta maravillosa raza hemos buscado siempre perros muy equilibrados y descartado cualquier indicio de agresividad en nuestros reproductores.

Sin duda el carácter de los padres es primordial para presuponer el carácter que tendrá el cachorro en el futuro, pero no nos podemos olvidar que la educación es fundamental para hacer de nuestro cachorro un perro digno de admirar en todos los sentidos.

EL AKITA Y LOS NIÑOS

Para un niño crecer al lado de un perro es algo maravilloso, es tener un amigo que jamás te abandonará, que aguantará nuestros malos momentos y nos acompañará en todas las alegrías, un amigo que nos enseñará el valor de la palabra amistad en mayúsculas y que también descubrirá a los más pequeños de la familia lo que significa la responsabilidad y la fidelidad.

El Akita puede ser la mejor de las terapias para los niños. Por supuesto es importante saber que a veces los niños pueden no tratar correctamente a los perros, igual que educamos al cachorro también debemos educar a nuestros hijos a respetar y amar al perro, enseñar que no se trata de un juguete al que podemos golpear, intimidar o dejar de lado cuando nos hemos aburrido.

El Akita tiene una paciencia infinita con los niños y es un perro muy protector de su familia y si nuestros hijos aprenden a tratarlo de manera adecuada tendrán un amigo incondicional de por vida.