La historia del Akita

EL AKITA Y SU HISTORIA

Los antepasados del Akita proceden de la Prefectura Akita, que es la provincia más al norte de la principal isla japonesa de Honshu, donde está situada la ciudad de Odate. Esta raza era utilizada para la caza de osos y durante generaciones fue usado por los guerreros de Japón como perro de defensa y lamentablemente también como perro de peleas.

Gracias a que en 1908 se prohibieron las peleas de perros y fue entonces cuando la raza fue preservada y pudo prosperar y desarrollarse como la gran raza japonesa que es en la actualidad.

Con los años, se crearon diferentes organizaciones con el objetico de conservar al Akita y en 1927 se fundó el Akita-inu Hozonkai (AKIHO) que sin duda el club más importante del Akita en la actualidad a nivel mundial.

Hay otras dos organizaciones, que tienen sus propios registros para el Akita, son Nippon-ken Hozonkai (NIPPO) que, aunque en sus inicios tuvo mayor importancia para la raza en la actualidad, es un club reconocido para la raza Shiba y otras razas japonesas fundado en 1928 y El Japanese Kennel Club (JKC) reconocido a nivel internacional a nivel FCI.

La mayor parte de criadores del Akita en Japón registran sus cachorros únicamente en AKIHO e inscriben sus perros en las exposiciones organizadas por dicho club en las que destaca la HOMBUTEN celebrada todos los primeros domingos de mayo en Odate y diciembre en localidades itinerantes alrededor de Japón.

Con anterioridad a 1930, hay pocos datos registrados o fotografías que permitan obtener información con respecto a los primeros ejemplares de la raza. La segunda guerra mundial marco un punto de inflexión en la raza donde muchos perros fallecieron y otros muchos se exportaron a EEUU, en este momento se comenzaron a criar dos tipos de Akitas muy diferentes que son los que en la actualidad se conocen como Akita americano y el Akita japonés.

EL AKITA EN LA ACTUALIDAD

En Akiho se esforzaron especialmente en endulzar las expresiones, descartar mascaras oscuras en la cabeza y borrar ciertos rasgos molosos que no terminaban de agradar. Se puede decir que el Akita más semejante al actual se empieza a criar a partir de los años 70.

El Akita es considerado el perro nacional de Japón, y en 1931 fue designado Monumento Nacional.

El Akita es el más alto de los perros japoneses y ha sido símbolo de riqueza y prestigio (poseer un Akita era un honor solo permitido a la nobleza) y símbolo o talismán de buena suerte.

Uno de los Akitas más famosos de la historia es Hachiko un Akita propiedad del profesor Hidesaburō Ueno que acompaño al profesor todos los días a la estación del tren para ir a su trabajo y lo esperaba cada día a la vuelta del trabajo en la estación de Shibuya. Un día el profesor falleció y Hachiko siguió esperándolo hasta el último de sus días. La historia de Hachiko conmovió a los japoneses y crearon una estatua en la estación que en la actualidad es un punto de encuentro y visita imprescindible cuando se viaja a Tokyo.

Hace muy poco han inaugurado otra nueva estatua de Hachiko y su dueño en la Universidad de Tokyo que os animo a todos a visitar.

Somos socios de AKIHO desde el año 2005 y nuestro criadero está registrado con el afijo SACHINOSHUNYOUSOU, ofrecemos la posibilidad de registrar nuestros cachorros en Akiho además de registrarlos en la FCI.